La ley del mínimo esfuerzo.

“En interés de la velocidad y la eficiencia, además, las palabras más frecuentes tienden a ser más cortas. Esto lo expresa la Ley de Zipf, que afirma que la longitud de una palabra es inversamente proporcional a la posición que ocupa en la lista de frecuencias. La razón de ello se deduce fácilmente del título del libro de Zipf, publicado en 1949, Human Behavior and the Principle of least Effort [La conducta humana y el principio del mínimo esfuerzo]. El lenguaje se calibra a sí mismo de modo que requiera el menor esfuerzo posible, y las palabras tienden a hacerse cada vez más cortas a medida que se vuelven más comunes.De ahí que pasemos, por ejemplo, de “televisión” a “tele”, y de “universidad” a “uní”. (Corbalis, Michael. 2014, 143)

De ahí que para la vida del ser humano en muchos de sus ámbitos todo se reduzca al mínimo esfuerzo, hasta sus mismas accione;, de este modo quienes dominan el lenguaje de un modo total, lo conocen, lo transforman para lograr cierto tipo de interés, cierta manipulación que lleva al caos. El cerebro cuando puede procesar las palabras, cuando se ocupa de ellas de un modo total, presenta un desarrollo adecuado y posibilita la comprensión del mundo, hay muchas cosas que son nombradas y existen, otras que por nombrarse demasiado, pueden dejar de existir y su sentido y significado termina perdiendo todo poder; porque la misma palabra es poder y quien la domina puede dominar cualquier instancia del desarrollo.

Ese mínimo esfuerzo adormece el cerebro y sus funciones, el cuerpo cuando no se mueve se va anquilosando, pierde elasticidad, fuerza, capacidad de adaptación, y el mundo contemporáneo va a tal velocidad que exige del cuerpo una gran dosis de adaptabilidad; los humanos ya no leen palabras completas, leen monosílabos, trozos que se completan por reflejo, de un modo mecánico y cuando esto sucede se deja de pensar y la evolución va dejando a un lado a quienes no saben leer ni las palabras, no las frases ni su entorno.

Anuncios

Acerca de profesordeartes

Profesor de artes, buscando la interdisciplinariedad, porque el mundo y el universo son un todo, donde las cosas van sucediendo en espiral.
Esta entrada fue publicada en Arte para la vida.. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s